top of page
  • Foto del escritorThe Corporate Reviews

Eduardo Frei

Former President of the Republic of Chile

 

LIBRE COMERCIO: TAREA DE TODOS Y BENEFICIOS PARA TODOS


Cuando asumí la Presidencia de la República en 1994, lo hice entendiendo que nuestro desarrollo pasaba por su integración al mundo, la búsqueda de nuevos mercados y la suscripción de tratados de Libre Comercio que permitirían a nuestros exportadores llegar en mejores condiciones a distintas regiones del mundo. Por considerar que se trataba de una política de Estado cada una de mis giras las hice acompañados no solo de mis ministros, sino también de parlamentarios de gobierno y oposición, académicos, empresarios, directores de medios, personeros del mundo sindical y representantes del mundo de la cultura, es decir, lo más representativo del país.


Esta estrategia, continuada por los gobiernos posteriores, por lo menos hasta el 11 de marzo de este año, ha tenido un éxito rotundo. Casi 30 años después, Chile tiene 31 acuerdos de libre comercio vigentes con 64 países que representan al 63% de la población mundial y el 86% del PIB mundial. Hoy nuestros productos llegan con aranceles preferenciales a muchos hogares del mundo con la consiguiente imagen que se proyecta y, a la vez, nos ha permitido alcanzar un progreso y crecimiento del cual se ha beneficiado el país y toda la población.


Pero nuestra presencia en los principales mercados del mundo no termina con la firma de los tratados. Es una labor permanente de acercamiento y de búsqueda de nuevas oportunidades. Por eso acepté trabajar como Embajador Especial para el Asia-Pacífico, donde mantuve una presencia constante para reforzar la relación con los gobiernos de esos países, estableciendo línea directa con los Jefes de Estado y de Gobierno, los ministros y empresarios locales. Visité, y seguiré visitando, esos países organizando diversas actividades, como los Chile Week, llevando delegaciones integradas por ministros de Estado, parlamentarios, empresarios, académicos y científicos, que nos permitieron aumentar las cifras del comercio exterior con nuestros socios y la firma de numerosos acuerdos en los más variados ámbitos.


El trabajo rindió frutos. Las cifras son elocuentes. Pese a los graves efectos provocados por la pandemia del COVID-19 los resultados obtenidos en 2021 son impresionantes. El año pasado el intercambio comercial de Chile fue de US$ 186.548 millones logrando un crecimiento del 41% respecto al 2020. Fueron 94.705 millones en exportaciones marcando un record histórico y 91.843 millones en importaciones. El sector silvoagropecuario y pesquero alcanzó 6.726 millones de dólares, de los cuales el 90% corresponde a fruta fresca cuyos embarques también crecieron el 2021 en 5,7% respecto al año anterior, pese a las dificultades aludidas anteriormente.


Adicionalmente, es importante destacar el positivo efecto que tiene el aumento de las exportaciones en el empleo, un tema muy sensible para todos los chilenos. Un reciente estudio de la consultora SCL Econometrics analizó el impacto de seis acuerdos comerciales firmados por Chile -China, Estados Unidos, Unión Europea, Japón, Corea del Sur y Mercosur- en los últimos 31 años, utilizando datos de exportadoras e importadoras. El informe reveló que poco más de 1,5 millones de puestos de trabajo fueron generados directa o indirectamente por las exportaciones nacionales hacia el extranjero en 2018, lo que equivale a un 17,3% de los empleos totales. De estos, un 41,5% vino de la industria manufacturera, el 29,1% de la minería, 10,8 del sector silvoagropecuario y pesquero, y el 10% lo generó el comercio, hoteles y servicios.


A la luz de estas realidades, cuesta entender que aún haya personas, algunas con altas responsabilidades a nivel gubernamental, que pretendan “revisar” los acuerdos comerciales suscritos por nuestro país en los últimos años y rechacen seguir avanzando en otros de gran importancia como, por ejemplo, el TPP-11. Es realmente incomprensible que aún no lo hayamos aprobado.


Somos uno de los tres países, de un total de once, que no lo han aprobado y esto tiene costos. Mientras los ocho que sí lo hicieron muestran fuertes incrementos en sus exportaciones al bloque, en Chile se ha registrado el efecto contrario. Solo en 2019, el primero año de la entrada en vigor del TPP-11, las exportaciones chilenas al bloque cayeron en US$ 711 millones, en relación con todo lo exportado en 2018.


Se trata del acuerdo de libre comercio más amplio y dinámico del mundo y el más avanzado en cuanto a las normas relativas al comercio internacional que comprende. Por esto mismo, es que muchos países, que no necesariamente pertenecen a la zona del Pacífico, están pugnando por entrar al TPP-11, como Reino Unido, China, Corea del Sur, Taiwán, Ecuador, Tailandia, Uruguay y Costa Rica. Todos quieren estar ahí y nosotros, que fuimos uno de los impulsores del bloque, no nos queremos sumar. Estamos cometiendo un error de proporciones gigantescas al perdernos todo el efecto dinamizador que tiene este acuerdo para el comercio en el Asia-Pacífico.


Del mismo modo, resulta incomprensible la demora del gobierno chileno en ratificar la modernización del acuerdo de libre comercio suscrito con la Unión Europea el año 2002. Las negociaciones para actualizar este tratado concluyeron en noviembre del año pasado, pero el actual gobierno decidió nuevamente “revisar” el resultado de las negociaciones, sin que hasta el momento haya luces del camino a seguir. Paradojalmente, la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, en su reciente discurso sobre el estado de la Unión ante el pleno del Parlamento Europeo, afirmó que va a proponer a la instancia aprobar el acuerdo negociado con nuestro país.


Dos casos que ilustran los errores que estamos cometiendo. Mientras la mayoría de los países reconocen que el libre comercio es un elemento fundamental para la reactivación de sus economías, aquí nos entrampamos en discusiones absurdas basadas en argumentos meramente ideológicos. El problema es que por darnos estos gustitos hoy, el país los paga caro mañana.

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page