top of page
  • Foto del escritorThe Corporate Reviews

Ulises Galindo

Actualizado: 21 ago 2023

Head of Legal and Compliance, Sacyr

 

¿Obra con resultado Positivo o Negativo? La Administración de los Contratos de Construcción, el Factor determinante.


Durante la ejecución de una obra de construcción se presentan múltiples y complejas relaciones con contratistas, prestadores de servicios, proveedores, arrendadores, gestores, las cuales se ven agravadas por temas como permisos, licencias, garantías, sobrecostos, SIROC-SATIC, REPSE, Programa de Ejecución, estimaciones, retenciones, deducciones, obras adicionales, extraordinarias, etc. todos estos factores impactan en el resultado económico de la obra; el elemento que pretende controlar todas estas situaciones es la Administración de los Contratos de Construcción.


Todos aquellos que hemos participado en una obra de construcción, hemos apreciado que, en la ejecución de una obra pueden participar cientos de contratistas que deben ejecutar sus fracciones de obra de forma coordinada, con ciertos alcances y con tiempos definidos. Sin embargo, el primer problema que identificamos es la existencia de contratos con un objeto correctamente definido, en el que se establezcan la forma de pago, las garantías, penalizaciones, programas de obra, cumplimiento de obligaciones laborales y de seguridad social, etc.


En la ejecución diaria apreciamos que los contratistas, celebran un contrato para realizar ciertas obras y, bajo el pretexto de no “retrasar” la obra, se modifican los volúmenes, se le asignan trabajos diferentes -obras extraordinarias- mismas que no se documentan correctamente o no se otorgan garantías.


Igualmente, a pesar la existencia de una bitácora de obra, la misma no es utilizada o se utiliza de forma deficiente.


Cuando se presentan retrasos o incumplimientos de los contratistas, se pretende hacer efectivas garantías que no resultan ejecutables debido a que la obligación garantizada fue modificada sin ajustar en los mismos términos las garantías o se ha extinguido el plazo para presentar los reclamos correspondientes.


En ocasiones sustituimos a contratistas sin suscribir actas de entrega / recepción y sin hacer constar el estado de los trabajos, con lo cual resulta complejo certificar el avance de los mismos; somos omisos en celebrar finiquitos o los hacemos de forma extemporánea.


Por todo lo anterior, es necesario implementar un Administrador de los Contratos de Construcción, mismo que debe contar con conocimientos técnicos, contables y jurídicos para controlar a este universo de problemas que se presentan en el día a día.


El Administrador de los Contratos de Construcción debe verificar que los mismos se encuentren vigentes y gestionar los convenios modificatorios en plazo, precio y trabajos que sean necesarios, para que los trabajos ejecutados sean congruentes con el contrato; igualmente debe asegurarse que los contratistas hayan otorgado las garantías de anticipo, cumplimiento y vicios ocultos correspondientes y, cuando los contratos sufren modificaciones, tales garantías deberán ser modificadas en los mismos términos, para garantizar la exigibilidad de las mismas.


El administrador debe supervisar que los contratistas registren sus contratos bajo los sistemas SATIC-SIROC ante el Instituto Mexicano del Seguro Social y constar que se cubren las cuotas correspondientes.


En aquellos contratistas que por la naturaleza de los trabajos se requieran ciertas “certificaciones”, “permisos” o “licencias”, debe verificar que se cuenten con las mismas y se encuentren vigentes durante toda la vida de la obra.


Previo al pago de las estimaciones de avance de obra, el Administrador de los Contratos debe asegurarse que las facturas cumplan con los requisitos fiscales correspondientes, que estén correctamente asociados al contrato de que se trate, que los importes reflejados en las mismas sean consistentes con los trabajos contenidos en los anexos y generadores de la estimación; igualmente debe verificar que se efectúe en su caso, la amortización del anticipo pagados y se efectúen las deducciones y/o retenciones previstas en el propio Contrato; además, asegurarse que las estimaciones se encuentren acompañadas de los comprobantes que acrediten el cumplimiento de las obligaciones laborales y de seguridad social del contratista de que se trate.


Como es posible apreciar, el trabajo del Administrador de los Contratos resulta bastante complicado y con amplias responsabilidades, pues sus omisiones tienen impacto en el resultado de la obra; aquellas omisiones en el cumplimiento de obligaciones de seguridad social se ven reflejados en altos costos de corrección patronal del Contratista principal ante el instituto Mexicano del Seguro Social.


Aquellas omisiones en las garantías, se ven reflejadas en la imposibilidad de hacer efectivas las mismas, sobrecostos por la sustitución de contratistas o recuperación de anticipo no amortizados o penas convencionales.


El retraso en la gestión de los contratos y sus convenios modificatorios implica retrasos en los trabajos con la correspondiente aplicación de penas convencionales por parte de los clientes al contratista principal.


En conclusión, una eficiente gestión de los contratos de construcción permite mantener y controlar los costos de la obra; garantizar la vigencia de los contratos, la vigencia y exigibilidad de las garantías, la aplicación correcta y ordenada de los pagos de estimaciones, la aplicación de deducciones, retenciones y penas convencionales; asegurar el cumplimiento de las obligaciones laborales y de seguridad social de los contratistas; la vigencia de las licencias, permisos y certificaciones necesarias, por ello, resulta de vital importancia que esta función sea desempeñada por un profesional con amplios conocimientos y capacidad de gestión, así como mantenerlo capacitado.


En la medida que nuestros administradores de contratos se encuentren mejor preparados, resultan capaces de prever problemas o resolver los mismos con la agilidad que la ejecución de la obra requiere, reduciendo significativamente aquellos eventos que tienen que ser remitidos a la Dirección de Asesoría Jurídica del Constructor de que se trate; inclusive, en aquellos eventos que indudablemente deben ser resueltos a nivel del departamento jurídico, un administrador de contratos, será capaz de proveernos de los elementos necesarios para efectuar una reclamación exitosa ante una afianzadora o participar en procesos judiciales contando con soporte documental, constancias y demás elementos probatorios que nos permitan contar con razonables probabilidades de obtener un resultado positivo.


Por ello, resulta indudable que la función del administrador de obra es un elemento determinante para el éxito económico de la obra, pues controla los costos y nos aporta orden, seguridad, garantiza la existencia de los Contratos, de las garantías, así como el soporte documental necesario para enfrentar procesos administrativos o judiciales.

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page